lunes, 1 de abril de 2013

NIÑOS ÍNDIGO - CRISTAL Y ARCO IRIS

Los niños Índigo, Cristal y Arco iris. No son personajes de un cuento infantil, sino de criaturas de carne y hueso que llegaron al mundo para cambiarlo. 
En los últimos años se ha hablado mucho acerca de los niños Índigo, los niños Cristal y, más recientemente, los niños Arco iris, que representan a una generación muy diferente a la de sus antecesores. 
Aseguran que estos niños son de alguna manera más inteligentes, más brillantes y más sabios. Son impetuosos, se concentran en lo que hacen y son honestos en relación con sus sentimientos. Además tienen una fuerte voluntad, un fuerte sentido de su propia autoestima y, con frecuencia, rechazan completamente ser dominados por sistemas autoritarios, ya sea en la escuela o en la familia. En conclusión, son seres que vienen a revolucionar el mundo y que necesitan de una guía para poder desarrollar por completo su misión. 
Entender el porqué de estos niños y la razón de sus talentos fue el tema central de la conferencia que brindó la psicóloga Araceli Castro. Esta profesional hace veinte años que se dedica a estudiar todo lo referido a estos seres especiales que, según su opinión, vienen a propiciar la evolución del género humano y su apertura hacia lo espiritual. 

¿Hay una característica común para estos tres tipos de niños? 
Sí, a los tres no les gusta hablar acerca de lo que sienten, por eso es bastante difícil comprenderlos y ayudarlos. Otra es que necesitan una guía para poder explotar al máximo sus talentos y cumplir con la misión con la que llegaron. 
¿Cuál es la mejor forma de ayudarlos? 
Primero hay que conocer las características de los niños Índigo, de los Cristal y de los Arco iris. Esto es fundamental para comprender el comportamiento especial que tienen estos seres y para no diagnosticarles trastornos emocionales o psicológicos. 
¿Quiénes deben comprometerse en esta ayuda?

Los padres y maestros fundamentalmente, ya que son sus primeros contactos. Los padres deberán, sobre todo, armarse de paciencia, porque según el tipo de niño que sea su hijo requerirá determinada ayuda. Un niño índigo es líder por naturaleza, autoritario y un poco soberbio, con una inteligencia y velocidad mental muy difícil de seguir. No acepta imposiciones sin una razón aceptable. En cambio el Cristal es como si trajera de nacimiento un caudal de información que no llega a entender, y entonces busca en la lectura o en otra actividad ayuda para corroborar lo que siente y le pasa. Es un niño que, por lo general, se encierra en sí mismo, se retrae y tiene graves problemas para comunicarse con el exterior. Esto es lo que más les preocupa a los papás, que piensan que tiene algún tipo de problema. En realidad es un ser extremadamente sensible y con mucho miedo a la agresión. Pero el que menos conflictos presenta es el niño Arco iris, que tiene la virtud de equilibrar energías. Es el que siempre pone paños de agua fría ante cualquier situación angustiosa, aunque apenas tenga tres años. Con este proceder buscan captar la atención de sus seres queridos, ya que el afecto para ellos es lo primordial. 
¿Cuál es la mejor forma de ayudarlos? Depende de qué tipo de niño se trate. Lo primero es intentar comprender qué les sucede y, funda-mentalmente, asumir que su comportamiento no responde a anormalidades sino a evolución. Una ayuda práctica es dejarlos que tengan actividades extraescolares que les sirvan para explotar su intelecto y satisfacer sus necesidades emocionales. En el caso de los Índigo, es indispensable que hagan deporte para que tengan un desgaste de energía y bajen los niveles de hiperactividad. Por supuesto que debe ser un deporte en el que se sientan contenidos. En el caso de los Cristal, son recomendables las actividades artísticas están ligadas a lo humanístico, otro rasgo de estos pequeños. Siempre es bueno que sean actividades grupales, para que empiecen a entender la conciencia grupal y a relacionarse con el exterior. Por eso, por ejemplo, no hay que contratarles un profesor para que les enseñe piano en casa, sino mandarlos a una academia donde haya chicos de edad y necesidades similares. 
¿Los padres y maestros están tomando conciencia del tema? Si hoy en día tanto padres y maestros, están comenzando a ver esto como algo extraordinario y no como un problema existencial. Si hay algo verdaderamente reconfortante es compartir la vida con un niño Índigo, Cristal o Arco iris. 
Los Niños Arco Iris están llegando en este momento a la tierra, son seres que no tienen karma, puesto que no habían estado en el plano terrenal antes. Son niños con dones espirituales, altamente sensibles, intuitivos y psíquicos. Son los hijos de los Niños Cristal. Se caracterizan por tener la energía del Arco Iris, la cual es sanadora por excelencia. A diferencia de los Niños Índigo y los Cristal, ellos ayudan y se relacionan con cualquier persona sin importar su carácter desde que les puedan ayudar a sanar y crecer, compartiendo su amor incondicional y puro a través de la energía del Arco Iris. Son niños sensitivos e increíblemente intuitivos.

Un “Niño Arco Iris” es un niño nacido con una infinita sabiduría y habilidad para cambiar el mundo que le circunda. Desde el inicio de los tiempos el mundo ha esperado la llegada de estos seres. 
Un “Niño Arco Iris” es diferente de un “Niño Índigo”.

Los “Niños Índigo” han nacido para introducir la nueva energía y aunque si poseen una increíble intuición y son capaces de manifestar cualquier cosa, pueden venir influenciados por la negatividad que les rodea. En cambio un “Niño Arco Iris” cambia la energía que le rodea consiguiendo así alcanzar las más altas necesidades de un pequeño ser. Un “Niño Arco Iris” tiene un increíble conocimiento de lo justo y de lo equivocado y energéticamente sabe como transformar esta energía. 
Los “Niños Índigo” están ahora transformándose en “Niños Arco Iris”, y con la práctica y usando la intuición, los adultos también pueden convertirse en “Niños Arco Iris”. 
Los “Niños Arco Iris” son extremadamente amorosos, seres humanos adaptables, con recuerdos de otros lugares y tiempos, recuerdos de las capacidades en su proceso y traen con sígo un infinito amor y paciencia.

"Antes de vestir tu cuerpo de blanco, ilumina tu alma".

La armonía, el amor y la luz están donde la vida te lleve. La iluminación de tus días y los colores con que los veas dependen de ustedes. No lo olviden, ustedes y sólo ustedes son los hacedores de sus sueños y su destino.
Por: Araceli Castro

Les comparto una Nota que me realizaron en Julio del 2014 en Teledoce  sobre La realidad de los Niños Índigo y Cristal.