¿Qué hago con mi hijo, mi hija? parte II

abril 15, 2013



Recapitulemos

Podemos fotocopiar este cuadro y pegarlo en el refri, en el baño, en nuestra computadora…

Pauta
Lo que hay que hacer
Lo que NO hay que hacer
Resultados
1. Autonomía
Confiar y dejar que hagan las cosas por si mismos/as
Dictar a cada rato que hacer y no hacer
Niños/as seguros,  inteligentes y con criterio
2. Ambiente de paz
Proveer estabilidad emocional y paz en la casa y en la escuela
Gritar, pegar, peder la calma, estar fuera de control
Niños/as con auto-estima y balanceados para toda su vida
3. Efecto EEE
Reconocer los diferentes efectos Esponja, Espejo y Explosivo y analizar nuestra propia situación frente a ellos
Echar la culpa a los demás, negar, no mirarse a uno mismo para reconocer que aquí está la solución
Niños/as entendidos, atendidos y amorosos
4. Ejemplo
Enseñar con el ejemplo
Hacer la moral y dar lecciones a cada rato
Niños/as sin estrés, maduros
5. Responsabilidad y conciencia
Enseñar la responsabilidad y hacer las cosas con conciencia
Mandar “por mandar”, crear miedo, intimidar, amenazar
Niños/as colaboradores, pro-activos, responsables
6. Auto-estima
Fomentar la auto-estima, ver lo positivo de uno, empezando por uno mismos
Criticar todo el tiempo, afirmar cosas negativas
Niños/as exitosos, estables, sin complejos
7. El trauma de la comida
Dejarlos en paz con la comida
Crear estrés alrededor de la comida y del sueño
Niños/as felices y sanos
8. Respeto
Cuidar el trato y el tono de voz
Gritar, amenazar
Niños/as con auto-estima,  corteses y respetuosos
9. Tranquilidad y sentido del humor
Mantener la paz, tener sentido del humor, reírnos
Peder la clama, dramatizar todo
Niños/as equilibrados, de alto coeficiente de inteligencia emocional
10. Humildad
Saber cuando ser permisivo y cuando no
Entrar en lucha de poder
Niños/as con un alto grado de desarrollo humanitario
11. No comparar
Tratar a todos por igual
Comparar, criticar
Niños/as sin inhibición
12. Amor. amor, amor
Amor incondicional
Amor posesivo y sobre-protector
Niños/as cómodos en cualquier situación toda la vida
13. Energías positivas
Enviar siempre energía “positivas”. Hablar y actuar positivamente.
Crear un entorno negativo y “pesado”, humillar al niño, decir que no puede
Niños/as amorosos que crecen con fuerza personal y buenos hábitos de vida


Cambios y errores

Si logramos a leer atentamente hasta este punto del libro, vamos a pasar a la acción y cambiar. ¡Seguro! Pero también vamos a cometer nuevamente algunos errores y nos va a doler. Otra vez nos va a salir este grito, este enojo, esta manipulación, a pesar que no quisimos. Es normal. Pero, aunque volvamos a repetir algunos patrones que no deseamos, es importante entender que eso no significa que hemos retrocedido, que hemos dado un paso atrás. No. Es el resultado de ser más conciente. No me olvido de pedir perdón en seguida pasado el salto de humor. Eso ayuda a reestabilizar la situación y a que cada uno se siente mejor rápidamente.

Nos acordamos que el trabajo es poco a poco, y que requiere de mucha paciencia y humildad, especialmente con uno mismo. Aceptamos, cambiando pasito a pasito.


¿Y cómo mantengo la calma?

Aahhh, ¡buena pregunta!
¿Con la auto-sugestión? ¿Con píldoras? ¿Con control mental?
Cuidado, si intentamos controlar la mente con la mente, más nos podemos reprimir también… y descontrolarnos más fácilmente. Es como la olla de presión, más la tapamos, más fuerte se hace.
No, no, … más fácil, sano, natural y constante, mantengo la calma con buenos hábitos de respiración profunda y con sanos hábitos de vida.

¿Sentemos que nos sube la ira? Vamos a respirar, sonriamos, tomemos una ducha, bebamos un vaso de agua o nos pongamos a correr ¡diez cuadras!  Y sólo cuando ya estamos calmados, manejamos la situación. No cedamos al primer impulso de ira, eso no es digno de nosotros y nosotras.



Al final ¿qué es lo más importante?

No hay reglas. Cada niño o niña es único. A veces son más sensibles, más intuitivos, poseen dones específicos y variados, necesidades e intereses diferentes a las anteriores generaciones, retos específicos. Además es por etapas. El mismo niño o niña va cambiando. A medida que crece, cambian sus necesidades e intereses. Así que no nos aferremos a reglas, afanémonos más bien a ser más “sensibles”, más receptivos, más empáticos, a entender mejor la naturaleza y los dones de nuestros niños y niñas. Sensibilicémonos ante sus necesidades reales (no las que creamos nosotros, los papás, los docentes o la sociedad) e ir cambiando con ellos, adaptándonos a una nueva forma de vida, más dirigida al amor y a la Vida.


“Sutilizarnos” es nuestra máxima prioridad

Sutilizarnos es nuestra máxima prioridad, tanto como padres y como educadores. Lo más importante: Elevar nuestra conciencia, ser feliz y hacer felices a los demás.


Cuando no hay más recursos, siempre hay el amor, siempre regresamos al amor. El amor es eterno, infinito, y es la solución a todo.  El amor a uno mismo, el amor a los demás, el amor a toda la creación, el amor a la Vida, el amor al creador de la Vida. El Amor mueve montañas.



Copyright: Noemi Paymal
La Paz Bolivia 2006


Revisión de texto: Sissy Tejada, Daniel Pacheco y Maria Elena Cossío Narváez.


You Might Also Like

0 comentarios

Páginas vistas en total

Síguenos en Facebook

Subscribe