Reiki como tratamiento del Déficit de atención e Hiperactividad

enero 28, 2014


Para comprender el comportamiento habitual de un niño con diagnóstico de Trastorno por déficit de Atención con Hiperactividad ( TDAH) es fundamental comprender cuál es el origen y sintomatología de este trastorno que en reiteradas ocasiones produce incertidumbre y preocupación en los padres y profesores que comparten día a día con el niño.
El TDAH es un trastorno que cuya etiología se origina según diversos estudios en una demora selectiva en la maduración de Sistema Nervioso Central y una alteración fisiopatologica en el hemisferio derecho debido a su implicancia en procesos de la atención. Los síntomas más evidentes  son: desatención, una falta de capacidad para organizar tareas y actividades, dificultad para iniciar y culminar una tarea con éxito, conflictos a la hora de  sostener la atención en un juego determinado, hiperactividad e impulsividad, presentan dificultad para respetar turnos debido a la ansiedad, compromiso de coordinación motora fina en especial pinzas y movimientos rápidos, entre otros.
Sin duda, existen factores Psicosociales que pueden influir en el aumento e intensidad de los síntomas, como ambientes caóticos, maltrato infantil, falta  de estructura en rutinas básicas del niño, conflictos familiares y castigos excesivos por “el mal comportamiento” lo que baja la autoestima y va generando rencor e ira contenida en el niño con TDAH.
Cuando el manejo del desorganizado comportamiento de estos niños se hace “insostenible” en el hogar y más aún en las salas de clases, se hace indispensable acudir a tratamientos especializados, para así iniciar un proceso de intervención multidisciplinaria, con lo que se logrará orientar a los padres acerca de cómo reforzar actos positivos del niño y a su vez, ayudarlos a comprender que el comportamiento inadecuado y  disperso que en ocasiones  producen el descontrol en ellos cuando ven que su autoridad  como padres es imperceptible por los niños que no prestan atención a sus indicaciones, son solo síntomas de una enfermedad que deben aceptar como tal, y que deben estar dispuestos a aprender a controlar utilizando los medios y herramientas que los profesionales les faciliten.
Durante el tratamiento es importante que se realicen sesiones de  estimulación y regulación sensorial para disminuir la búsqueda excesiva de estímulos intensos, como golpes, caidas,etc.que suelen ser riesgosos durante la infancia, así como también, re-estructurar rutinas y fomentar  actividades motrices; uno de los aspectos importantes es  el tratamiento farmacológico que generalmente se aplica por un periodo de tiempo prolongado y es en este punto donde surge mi interés por explorar el beneficio de las terapias alternativas.
Es habitual ver niños que son medicados continuamente con psicoestimulantes  o antidepresivos para disminuir la impulsividad e hiperactividad, lo que  sin duda, ayuda durante el proceso de estabilización, pero ¿Realmente  es la única forma  y alternativa de tratamiento?
A mi juicio, terapias como  Reiki  pueden ser un gran aporte a la calidad de vida de estos niños, siendo una terapia que consiste en la canalización de energía a través de la imposición  de manos en los siete chakras principales, de esta forma  se  busca armonizar el cuerpo , la mente y el espíritu, durante la sesión se armoniza la energía vital de todos los centros energéticos de la persona lo que generalmente  hace que se produzca un estado de somnolencia y completa relajación, siendo mayor su efecto si se incorporan piedras de cuarzo o gemas.
La música y aromas agradables, luz baja en un contexto de tranquilidad es un ambiente que  invita al niño a la serenidad, a una sensación de armonía  y donde los mínimos estímulos existentes en el lugar ayudan a centrarse en sí mismo y a bajar los niveles de ansiedad y sobre excitación.
Si la terapia de Reiki  se maneja en el contexto de juego con los niños los resultados son impresionantes, y los beneficios son a corto y mediano plazo, los que son reconocidos principalmente por sus padres que van siendo testigos de los cambios significativos que se producen en el comportamiento habitual de los niños mostrando una disminución considerable de estados ansiosos, estrés, impulsividad y presentando mejorías en la forma de relacionarse con su entorno.
La Terapia de Reiki entre otras terapias alternativas como Flores de Bach, Gemoterapia, etc, surgen como una propuesta nueva de tratamiento que ayuda en el proceso de rehabilitación de distintas patologías desde una mirada distinta.
Hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido de alguna manera el aporte de la terapia de Reiki y de muchas otras, en los tratamientos convencionales, ha manifestado que no existe posibilidad alguna de que estas terapias produzcan efectos secundarios perjudiciales para la salud y le da crédito a sus beneficios.
En lo personal  he sido testigo de cómo la Terapia Reiki se transforma en una técnica efectiva cuando como profesional busco que los niños con Déficit Atencional logren alcanzar el máximo nivel de autonomía, ayudándolos a  sentirse eficaces en el ambiente, por medio del desarrollo de la capacidad de autocontrol.
Desde que explore el amplio número de beneficios de las terapias alternativas utilizo como apoyo  la terapia de Reiki para  ayudar al niño a regular sus centros de energía y facilitarle instancias de relajación. De forma complementaria a otros tratamientos el Reiki poco a poco va afectando de forma positiva al niño en todo ámbito, se producen cambios la forma de interactuar con pares, logra construir un sentido de pertenencia , la relación afectiva con familiares y  amigos se vuelven armónicas y estables, todo esto sumado a otros beneficios de las terapias alternativas van mostrándole al niño que es capaz de integrarse socialmente, que es aceptado y que puede aprender cómo controlar sus impulsos.
Me parece relevante poder ocupar todas las herramientas existentes en la actualidad ya que hoy en día asistir a terapias alternativas es accesible a todos desde el punto de vista económico, solo hace falta atreverse a descubrir los beneficios que estas disciplinas ya  han entregado a distintas personas y con diversas enfermedades. No debemos olvidar que el apoyo familiar y docente es fundamental para que los niños con TDAH logren establecer relaciones interpersonales efectivas, puedan  alcanzar un buen desempeño escolar y mejoren su calidad de Vida.
Autor: Mónica Valdebenito


You Might Also Like

0 comentarios

Páginas vistas en total

Síguenos en Facebook

Subscribe