El Transgeneracional (1 parte)

febrero 05, 2015

ORIGEN Y DEFINICIÓN

Veamos cómo se desarrolló el concepto del Transgeneracional en psiquiatría y en psicología. Para ser honestos, lo Transgeneracional es conocido desde hace mucho tiempo. Hay una frase en la Biblia que dice: “los padres comen la uva verde, y los niños rechinan de dientes”. Cuando Jesús curaba a un enfermo, sus apósteles le preguntaban: “Señor quien a pecado él o sus padres”. Freud habló de ello. Decimos que Freud ha labrado el campo de las neurosis y dejo de lado el campo de las psicosis y se olvidó totalmente de lo Transgeneracional. 

En los años 1970 hubo un grupo de terapeutas Nicolás Abraham, Maria Torok, Françoise Dolto, Anne Ancellin Shützenberger, Didier Dumas eran unos cinco o seis psicoanalistas que se reunían todas las semanas. Nicolás Abraham y María Torok trabajaban en el hospital Psiquiátrico de Paris y tuvieron una idea genial ya que cuando tenían un paciente psicótico, que deliraba, anotaban el delirio palabra por palabra, todas las locuras. Y cuando venían los padres les contaban de lo que había hablado su hijo. Así se dieron cuenta de que, en todo el delirio, había cosas completamente delirantes y cosas reales. Y emitieron la hipótesis de una problemática familiar Transgeneracional que el niño llevaba dentro de sí. 
Entonces empezaron a hablar del inconsciente del clan, el inconsciente familiar. Aquí encontraron un repertorio de cosas que todas tenían un denominador común. El niño que está ahí delirando es el representante de una carga emocional que no ha sido manejada en tiempo real.

 El denominador común es la vergüenza, de decir algo que ha pasado en el clan. ¿Qué vamos a esconder en el clan?: • Asesinatos • Suicidios • Robos • Herencias • Adulterios, incestos, violaciones, enfermedades venéreas, hijos fuera del matrimonio, los abortos escondidos, … • Los discapacitados • Los locos. • Las muertes de niños, los muertos de los que no queremos hablar porque es demasiado difícil –síndrome del yaciente.

Estos secretos son cosas de las cuales no se debe hablar, no hay que decirlas ni escucharlas. Estos fenómenos de los secretos de familia, han sido objeto de numerosas observaciones y los estudios muestran que son estadísticamente significativos. Varias hipótesis circulan actualmente, pero siguen siendo hipótesis, metáforas. Ciertos lo ven como un ejemplo de transmisión de un recuerdo de inconsciente a inconsciente, siendo este recuerdo el vínculo que une un objeto (tiempo, lugar, tema) con una emoción, un sentido.

 En cierto modo el ser humano es la suma de sus recuerdos emocionales, personales, familiares y culturales. Si Freud estudió el inconsciente personal y C.G. Jung el inconsciente colectivo. Estos descubrimientos nos conducen al inconsciente familiar. Lo que es sorprendente es que el heredero del secreto familiar no deja de presentir o adivinar que algo sucedió, a un nivel inconsciente sabe exactamente qué sucedió, dónde y cuándo. Y guarda estos elementos en su inconsciente. En terapia, un criterio que nos permite seguir la pista de un secreto de familia es la desproporción entre un acontecimiento y la reacción emocional que conlleva. 

Otro criterio es el carácter irracional o compulsivo de las reacciones. Las personas que tienen la impresión de hacer cosas a su pesar, de no poder controlar sus reacciones, ser el juguete de sus emociones. Todos estos automatismos, comportamientos irresistibles, a actitudes de fracasos repetidos, en que la persona entra en contacto con una emoción desbordante, son indicios que pueden orientarnos a una posible herencia familiar. A menudo es más sencillo de lo que creemos el hecho de liberarse de los secretos de familia. Puesto que aunque se trate de acontecimientos atroces, innombrables, el hecho de expresarlos, de sacarlo fuera hace que deje de estar en el lado oscuro de la mente. 

Una vez la palabra es expresada, una vez la toma de consciencia es verbalizada, deja de ocupar el inconsciente. Esto provoca una reacción, liberación emocional, descarga (gritos, temblores, lágrimas…). La persona seguidamente queda calmada. Una vez la persona va al acontecimiento y se queda en él unos instantes, se siente liberada, calmada. La mayor parte del tiempo, la toma de consciencia en la emoción basta para curarse, aunque sean acontecimientos muy importantes. Lo que da fuerza a los secretos es su carácter inconsciente, escondido, no dicho, operan en la sombra. Lo que está claro es que trabajar en estos secretos evitará a nuestros hijos y descendientes tener que sufrirlos. 

Imaginemos que hay un suicidio tres generaciones arriba, es algo que guardamos y no expresamos. El lado psicoanalítico es que, una emoción está ahí, esta emoción es una energía que no podemos sacar. Entonces la vamos a guardar dentro de una cripta, dejamos el secreto en esta cripta, pero la emoción sigue allí. Después de un tiempo, esta carga emocional, esta energía, va a deponerse en un niño, que va a nacer con esta carga emocional inconsciente y que lo va a guiar en su vida, en cierta proporción, evidentemente.

Así empezaron a tratar a los pacientes psicóticos, no solo con el niño, sino con toda la historia familiar. Y ahí empezaron a tener resultados mucho más importante. Así nació el Transgeneracional 
en psicología. 

Anne Ancellin Shützenberger se le ocurrió escribir un libro para un gran público, “¡Ay mis ancestros!” , en 1985, y mucha gente se interesó por esto. Primero se basaron en este libro y poco a poco, cada uno hizo su trabajo. 

Antes de empezar con el Transgeneracional propiamente dicho, hay que hablar de las Afinidades. Hay distintos tipos de afinidades.

Después de reflexionar, hemos encontrado básicamente cuatro tipos de afinidades: • Las afinidades naturales: yo tengo una afinidad natural con todos los miembros de mi clan. Imagínense que un día alguien llama a la puerta y les dice: - ¡hola!, yo soy el hijo del primo segundo que se ha casado con su tía -. En su cabeza no han entendido nada, pero ya saben que forma parte de vuestro clan. Entonces le dejan pasar. Por el contrario, viene un chino y dice que vende aspiradoras, y cerramos la puerta. El clan es el árbol genealógico con todo el mundo: primos, tíos, hermanos del tío, mucha gente en el clan.

La afinidad afectiva: por ejemplo, si mi abuelo es quien os ha criado, hubo mucha ternura, cuando erais pequeños ibais mucho a su casa. también puede ser un tío/a, porque, por ejemplo, mi padre no me quiere y me acoge mi tío/a, o un vecino, que puede ser como un padre o un hermano simbólico de la familia. Puede ser un profesor, alguien que tiene mucha importancia en vuestra vida. 

• Afinidad freudiana: Edipo, Electra, esto es en psicología clásica. Hay un seminario específico sobre todo esto. El Dr. Salomón Sellam ha escrito un libro que se llama: “El sentido oculto de los desordenes amorosos”. En psicología es muy importante. 


Afinidades transgeneracionales: es un lazo, a menudo inconsciente, que puede ser visualizado por un punto específico en el árbol genealógico. Y es lo que vamos a buscar para poder relacionar a dos personas a nivel Transgeneracional. En función de la problemática de la persona, a veces es la afinidad afectiva que es muy importante. 
A veces es la afinidad Freudiana es la más importante y otras veces es la Transgeneracional. 

Vamos a trabajar sobre las afinidades transgeneracionales, que es una especie de lazo inconsciente que vamos a buscar. Hay distintos puntos que vamos a repasar, junto con varios ejemplos. Dos cosas no es muy frecuente encontrar gente que está bien, que tiene una buena historia Transgeneracional, que no tienen muchos problemas. Nosotros no los vemos a estos, nadie consulta por una problemática exitosa, no existe: “yo estoy bien, tengo mucha salud, una esposa maravillosa, gano mucho dinero, ¿algún problema, doctor?”. Esto no existe. Si viene, es que tiene un problema físico o emocional.

 La gente que consulta tiene enfermedades graves, que puede morir dentro de seis meses, la gente que se tortura desde hace años por su pareja, su hijo, la gente con bulimia o anorexia, personas que tienen algo que les molesta en su vida. Entonces vamos a buscar un drama. Entonces, hay un drama, está en el árbol genealógico y yo, a través de mi problemática, lo voy a transformar, lo voy a reparar. Para repararlo hay varias posibilidades:

• A través de la profesión, pasión (hobby) 
• A través de los hijos
 • A través de las relaciones, específicamente de los amores, a veces de amigos. 
• También puede repararse a través de una enfermedad orgánica, funcional (cuando en las exploraciones médicas no se encuentra nada) o psicológica (cuestionamientos existenciales), o psiquiátrica. 

Reparamos a través de los hijos ¿Por qué? Porque la carga emocional es tan grande que necesitamos un apoyo. Y lo que es fantástico es la precisión del calendario de los nacimientos, de los nombres. 
Cuando hacemos un hijo, hay muy poca gente que calcule (solo en la educación nacional: los profesores calculan concebir un día en concreto, para que nazca, al tener vacaciones y luego más vacaciones). Generalmente es nuestro inconsciente el que calcula para nosotros. Van a ver que la fecha de nacimiento, la fecha de concepción es muy sorprendente. Y cuando se trabaja sobre un drama específico, que involucra a una persona específica, verán que el niño está relacionado con el drama. Porque para nosotros es demasiado difícil, lo hemos intentado, pero pasamos el relevo a nuestros sus hijos. Si hay un drama en un punto, yo puedo repararlo con mi profesión, mis hijos también y mis amores también, porque la mujer que yo quiero también está relacionada con el drama, y la enfermedad también está relacionada con el drama. 
Lo que vamos a hacer es relacionar todos estos síntomas con el drama. De una manera general, tenemos una problemática que nos molesta hoy. Si yo utilizo un lenguaje informático, yo tengo un fichero que está activo hoy, pero estamos hechos de varios ficheros. Quitan uno y otro llega enseguida. Porque el inconsciente lo que hace es deshacerse de estos ficheros, porque para manejar biológicamente un fichero, se necesita mucha energía. 
Otra manera de ver las cosas, es un esquema que podemos hacer con regularidad en las consultas, la persona viene ahí, en el 2009, lo primero que hacemos es encontrar el conflicto desencadenante, por ejemplo: alguien que consulta por una alergia, desde hace 10 años, marcaremos ese año como el inicio de los síntomas. En una alergia buscaremos un desencadenante cerca de ese año, porque la enfermedad es el símbolo de una problemática reciente. 

Para un cáncer de mama, el síntoma llega en 2009, buscaremos algo importante durante el año anterior, 2008, analizaremos la historia de la persona durante un año para lo que llamamos el  desencadenante
Y cuando hay esta problemática, la enfermedad traduce en lenguaje orgánico la problemática psíquica. Esto es la Biodescodificación. En cambio, si el drama ocurre a los 12 años, voy a construir algo alrededor de estos 12 años para poder canalizar este drama. Es decir, hasta los 12 años todo va bien y, a partir de los 12 años algo pasa, y voy a construir algo para limitar los problemas psíquicos. Si el drama tuvo lugar a los 3 años, voy a construir un modo de funcionamiento para limitar el drama. Es decir, de 0 a 3 años todo va bien, y a partir del drama a los tres años, voy a construir toda una personalidad alrededor de este drama. Si el drama tiene lugar en el proyecto/sentido, cuando estoy en el vientre de mi madre, me voy a construir alrededor de este drama. Va a tener mucha más influencia en mi vida que si el drama tiene lugar en 1999. Si el drama tiene lugar en la línea paterna y yo soy el representante de este drama, de alguna manera he sido programado para llevar este drama. Lo mismo si el drama tiene lugar en el lado materno. 
En las enfermedades genéticas, por ejemplo, el drama es a la vez materno y paterno. Se puede analizar con la Biodescodificación una enfermedad genética, como una miopatía, por ejemplo, ahí es obligatorio trabajar el proyecto paterno y materno. Cuando digo drama, me refiero a una problemática específica, que a menudo esta en el consciente personal y familiar. Lo que vamos a buscar es lo que se ha inscrito, inconscientemente, en el inconsciente familiar. 

El objetivo de la exploración de un árbol genealógico es relacionar el drama con mi problemática. 
Este es el interés del Transgeneracional. Si tomamos la historia de cualquier persona, hay algunos dramas en la vida contemporánea, alrededor del cual nos hemos construido, y siempre hay dramas a nivel familiar, y allí es el clan el que se ha construido alrededor de esto. El mejor ejemplo lo vamos a hacer con el síndrome del yaciente, en el que el drama es siempre Transgeneracional, pero las consecuencias del drama son contemporáneas, a nivel amoroso, a nivel de los hijos, a nivel profesional, a nivel médico, psíquico, etc. 

Hemos de retener una sola frase, nuestro funcionamiento es el resultado de un drama familiar. Siento decir esto, pero es así.

Consultas en Bio decodificación biológica:
Cel 091660517.
Presenciales u online.
lic. en psic. Alexandra Rovetta

You Might Also Like

0 comentarios

Páginas vistas en total

Síguenos en Facebook

Subscribe