Las huellas genealógicas

diciembre 07, 2015

“Se inscriben en el embrión los pensamientos, las emociones y los comportamientos que tuvieron lugar en el momento en que fue concebido y en los instantes que lo preceden inmediatamente, así como durante toda su vida desde el instante mismo de su concepción.
En sus primeras células, los padres también les transfieren su historia, que ya contiene las de sus generaciones anteriores.
Su primera célula, que contiene la cadena genealógica desde hace décadas, se va a multiplicar de manera idéntica, por lo que la herencia quedará inscrita en todos los tejidos y órganos.”  
Dra. Claude Imbert 


Las huellas genealógicas 
por Dra. Claude Imbert:
La herencia celular
"Individualizo aquí de manera totalmente arbitraria un capítulo específico sobre Psicogenealogía porque, como ya habréis podido constatar, se encuentra por todas partes.
Os estaréis preguntando de qué manera capta el embrión todo esto.
Primero a través de las vibraciones de su primera célula que contiene la totalidad de la información transmitida por el óvulo y el espermatozoide de sus padres...
De esta forma le transfieren no sólo los cromosomas que definen el color de la piel, de los ojos, del pelo, la talla y las grandes características morfológicas que le caracterizan, sino también las huellas de todo lo que son tanto el uno como el otro.
Se inscriben en el embrión los pensamientos, las emociones y los comportamientos que tuvieron lugar en el momento en que fue concebido y en los instantes que lo preceden inmediatamente, así como durante toda su vida desde el instante mismo de su concepción.
En sus primeras células, los padres también les transfieren su historia, que ya contiene las de sus generaciones anteriores.
Su primera célula, que contiene la cadena genealógica desde hace décadas, se va a multiplicar de manera idéntica, por lo que la herencia quedará inscrita en todos los tejidos y órganos.
Algunas familias tienen miembros cuya carga es muy pesada debido a sus vidas, a sus enfermedades, a sus muertes, a sus creencias en el momento histórico que vivieron o quizá sus secretos.
En el corazón de las células parentales y por tanto en todas aquellas que constituyen su ser completo, se encuentran todos los guiones de vida de los miembros de esta familia, éxito o fracaso, amor o soledad, alegría o pena, seguridad o miedo, confianza o desvalorización, salud o enfermedad, longevidad o duración de vida limitada...
Los embriones se arriesgan a tomar una parte de ella.
'Muñecas rusas' genealógicas en el útero materno
El clima en el que vive la madre ejercerá una influencia mayor que el entorno del padre ya que más allá del óvulo que participa en la primera célula, también impregna todo su ser a partir de ese instante y a lo largo de todo el embarazo así como el útero en el que el bebé se instala.
Por lo tanto, se encuentra en todo momento en contacto directo con su inconsciente, hasta con lo más profundo de sus células. El útero es a la vez símbolo femenino y materno, y mantiene también el recuerdo del embrión que ella misma fue al principio de su vida, en el vientre de su propia madre.
Un embrión in utero, en el útero de su madre, se encuentra unido a las huellas inconscientes sucesivas que, como si fueran muñecas rusas, guardan las inscripciones de las generaciones de mujeres y madres que le precedieron.
Este órgano contiene una memoria doble, la 'versión' de las madres de cómo vivieron sus embarazos y la 'versión' de los embriones que ellas fueron durante sus propias gestaciones. Guarda inscrito con tinta invisible los pensamientos, emociones, sensaciones, decisiones y acciones respectivas de cada una de las dos situaciones.
Es precisamente todo este contenido arcaico el que puede reactivarse a lo largo de un embarazo cuando se viven los mismos acontecimientos durante los meses simbióticos de la gestación.
Por medio de este mecanismo el feto in utero entra en contacto con los embriones que fueron su madre, su abuela, su bisabuela... A a través de esta huellas, el feto mantiene intacto todo aquello que cada una de las madres vivió en su generación, su 'novela' familiar, genealógica y también colectiva. Guarda sus historias, sus creencias, la experiencia de sus sexualidades, de sus maternidades, de sus partos, de sus relaciones con los hombres, sus compañeros, sus hijos y todo el entorno.
Toda esta gente está presente y activa en el volumen de la cavidad uterina, desde la superficie de las paredes hasta los confines de las células que constituyen este órgano, así como en todo el cuerpo materno. Así, una madre puede llevar en su vientre la huella de la abuela materna que murió durante un parto a la misma edad que ella, la huella de una tía que se hizo monja a los veinte años tras una decepción amorosa o la de una mujer 'ligera' rechazada por su entorno familiar...
En el primer caso, imagínate que esta madre está embarazada de un bebé niño. ¿Qué creencias asimilará el pequeño sobre la feminidad, la sexualidad y el parto? En el futuro el niño podría padecer esterilidad o impotencia basadas en el miedo de que su esperma es peligroso porque podría matar a la mujer que da a luz.
Si se tratara de una niña, os podéis hacer una idea de la herencia que le sería transmitida con respecto a sus maternidades futuras."
(extracto del libro El futuro se decide antes de nacer de la Dra. Claude Imbert)

También te puede interesar:

*Recopilatorio de métodos psicoterapéuticos y profesionales enfocados en la sanación del transgeneracional, del periodo prenatal y perinatal y de las enfermedades a través de su simbología:

*"Los traumas de adultos ya se gestan dentro del útero", entrevista a Monique Presa, presidenta de la Asociación Europea de las Memorias Prenatales.
www.memorias-prenatales.com



extraído de http://lavidaintrauterina.blogspot.com.uy/

You Might Also Like

0 comentarios

Páginas vistas en total

Síguenos en Facebook

Subscribe