Hombre y mujer en la relación de pareja por Bert Hellinger

marzo 27, 2016

La energía masculina y la energía femenina se encuentran en el hombre y la mujer en el transcurso de  una relación de pareja.  La fuerza masculina le es dada al hombre a través de su padre y los otros antepasados masculinos.  La fuerza femenina le es dada a la mujer a través de su madre y las otras antepasadas femeninas.  Si la relación entre padre e hijo o madre e hija está perturbada, también está perturbada la capacidad de vincularse y relacionarse.

Juanita no tiene suerte en el amor.  En realidad tiene éxito con los hombres, pero desgraciadamente ninguna de sus relaciones dura mucho.  Siempre está sola después de un tiempo.  Ella mira con envidia a sus compañeras de trabajo, ya casadas y con familia.  ¿Vendrá algún día el hombre de sus sueños?

Lo primero que debe hacer aquel que tenga dificultades en la relación de pareja es observar a la persona de los padres que corresponda a su sexo. Uno ha descubierto la causa más común de los problemas de pareja cuando observa que esa relación se encuentra perturbada y sobrecargada.

La sicología cotidiana nos muestra la dirección contraria.  De acuerdo a ella, la figura influyente y decisiva para las niñas es el padre  y para los niños, la madre. “Él es tan apegado a su madre.  No es milagro que tenga problemas con otras mujeres”, se escucha decir a quienes conocen al soltero eterno.  Pero el paso importante para el hombre no es la separación interior de la madre, sino el vínculo con su padre.  La fuerza que le permite al hombre “ser hombre” en la pareja, proviene del padre.

Juanita puede jugar con los hombres, pero no posee la fuerza femenina y adulta para lograr una relación duradera. Por eso terminan tarde o temprano, a pesar de su indiscutible éxito y de manera infeliz todas sus historias de amor con el sexo opuesto.  ¿Cómo será la relación de Juanita con su madre?

Los motivos por los cuales la relación con el padre o la madre se encuentra perturbada provienen mayormente del sistema de origen.  Una importante y reiterada causa sistémica de disturbios en la relación entre padres e hijos es, aunque sorprenda y parezca extraño a primera vista, la relación de los padres con sus parejas anteriores.

Juanita nunca se llevó bien con su madre.  Desde el comienzo siempre fue la favorita del padre.  Juanita descubre que su padre había estado comprometido antes de su actual matrimonio.  Él se separó de su prometida luego de una intensa pelea para casarse más tarde con la madre de Juanita.  Nadie en la familia menciona a esta prometida.  El tema es muy espinoso.

Las parejas anteriores de los padres pertenecen también al sistema de origen, dado que ellos dejaron el lugar para las parejas posteriores:  nuestros padres y madres. Sin su partida, nosotros no hubiésemos venido al mundo.  Toda pareja anterior que haya jugado un papel importante, ya sea como un gran amor, un compromiso o un matrimonio, forma parte del sistema.  Este es un tema difícil y espinoso para muchas familias.  Algo que debe ser evitado.  Si se oculta o desprecia a estas parejas anteriores, estos serán regularmente representados por un hijo de la familia.

Normalmente las parejas anteriores son representadas por los hijos.  Una hija como Juanita, quien representa a esa pareja, tiene un lugar especial para el padre… Por esto se siente superior a su madre en su interior. La madre percibe esa arrogancia oculta en la hija y por esto le rechaza.  La única forma de abandonar este rol especial para Juanita, es que la prometida tome su lugar en el sistema.  Que sea reconocida. Y para sanar la relación de Juanita con su madre es importante que Juanita retome su papel como hija (“Yo te honro porque eres mi madre.  Yo sólo soy tu hija”)

El ejemplo de Juanita es únicamente una muestra de cómo durante una constelación, se pueden ir descubriendo los motivos y las causas de su comportamiento.

Através de las constelaciones familiares, podemos ver desde otro ángulo un problema y lograr la solución.  Hay mucha bibliografía sobre el tema.  Recomiendo los libros de Bert Hellinger, que aunque costosos, nos brindan la posiblidad de una forma nueva de solucionar problemas que parecen muy complicados y en realidad no lo son tanto.  Somos nuestros ancestros y somos nuestros hijos. Podemos cambiar el futuro y también cambiar el pasado.

You Might Also Like

0 comentarios

Páginas vistas en total

Síguenos en Facebook

Subscribe