Cambios fisiológicos, psico-emocionales y neurológicos en los niños/as de ahora Por Noemi Paymal

noviembre 01, 2016




Desde hace un par de décadas atrás, los padres, los profesores, los psicólogos (1) y algunos pediatras (2) reportan cambios significativos en los bebés y niños/as. Desde sus observaciones directas y de manera empírica informan que algunos niños y niñas llaman la atención por presentar talentos innatos de mayor percepción y sensibilidad en aspectos fisiológicos, afectivos, emocionales, éticos, conductuales, cognitivos, sociales, psíquicos (a veces) y trascendentales. “Los niños/as han cambiado; la sociedad, la tecnología, los medios de comunicación y la realidad diaria han cambiado. ¿Les estamos dando la Educación que corresponde a dichos cambios y a sus reales necesidades?” Cuando pensamos en esto y la evidencia de los cambios se manifiesta inexorablemente, aparece una luz de alerta que nos permite ver, que la educación no ha cambiado lo suficiente (salvo algunas innovadoras excepciones) como para dar una respuesta global y urgente a las necesidades educativas de los niños de hoy y de mañana. La crisis que atraviesa la educación en la mayoría de los países del mundo, representa su ineficacia actual, para abordar estas transformaciones . Frente a esta doble observación, hoy en día, el asunto requiere definitivamente la atención de los científicos a nivel mundial. ¿Qué opinan los pediatras? ¿Los neurólogos? ¿Cómo podemos explicar estos cambios que se observan en los niños/as de hoy, tanto a nivel conductual como cognitivo? ¿Y cómo podemos mejorar la educación en consecuencia? El asunto es crucial y urgente. Este artículo pretende compilar y analizar dichos cambios, a nivel: - fisiológico - psico-emocional - y neurológico. Este análisis se complementa con algunas sugerencias de herramientas educativas aplicadas que necesitan urgentemente los chicos/as de hoy.

1. Los cambios fisiológicos en los niños/as de ahora

Un metabolismo veloz
Los pediatras observan que el metabolismo de los niños/as de ahora ha cambiado. Presentan en general un nivel energético más alto, son más veloces y más precoces en todos los ámbitos de desarrollo del ser humano. Es probable, dicen, que sus mitocondrias presenten un aumento en la producción de ATP (a); esto se traduce en una mayor disponibilidad de energía para los procesos metabólicos diarios en los niños/as y jóvenes de hoy. Eso no se debe confundir con hiperactividad, ya que estos niños son veloces, pero en general perfectamente sanos. Para dar una idea de las proporciones de “falsos casos”, el psicólogo colombiano Patricio Pérez, luego de una investigación realizada de 2002 a 2006 en Ecuador con cientos de pacientes, afirma que a sus consultorios llegaban 80% de niños/as sanos y a veces incluso extremamente brillantes, cuyo único problema era “chocar” con el sistema educativo y familiar. Eso se resuelve, decía, cambiando la educación impartida y con terapia familiar. Los otros 20%, sí, -no se pueden negar- presentaban dificultades “reales” que se mejoraban igualmente con lo anterior y terapias alternativas.

El Dr. Víctor Jiménez, pediatra, comenta que a partir de 2005 se ven muchos cambio en niños pequeños “En lactantes y niños/as pequeños observamos, indiscutiblemente, una mayor rapidez en el aprendizaje, especialmente en lo psico-motor grueso; el 20% de los niños y niñas tiene entre 5 y 6 puntos más de lo esperado. Por ejemplo: se sientan a los 4 meses, en vez de a los 5 ó 6, se dan la vuelta más temprano, caminan con apoyo a los 6 u 8 meses en vez de a los 10. Igual ocurre con el lenguaje. (Citado en Paymal, 2008:51) (3)

Dr. Gonzalo Córdova, La Paz, Bolivia, pediatra da el siguiente informe: “Hace quince años que voy recibiendo niños, y observo muchas diferencias en los bebés y niños de hoy. En general, los recién nacidos tienen un buen peso, aún si la mamá está desnutrida o es delgada de constitución. En general, nacen saludables y lo que me llama la atención es que a los pocos minutos de nacer reaccionan fácilmente ante el estímulo. Antes eran somnolientos y era difícil despertarles. Ahora son más despiertos, más reactivos. Lo notamos cuando les secamos, limpiamos o cambiamos de ropa. También reaccionan de inmediato al oxígeno, antes no. Diez años atrás, tenían los ojos cerrados y permanecían así dos o tres días, a veces semanas. Ahora nacen con los ojos abiertos, presentan una mirada fija y a veces están observando al médico -¡es decir a mí!-, cosa que antes no sucedía. (…)

En general, a los niños de ahora se les tilda de hiperactivos, inquietos. Comen poco (o mejor dicho son selectivos en su comida) y no duermen tanto como antes. Los niños pequeños que veo ahora, me los traen sus madres porque dicen que son muy traviesos y los padres piensan que tienen algo, que están enfermos. Pero cuando examinamos a los niños vemos que:
 1. Físicamente son saludables, no encontramos ninguna enfermedad orgánica.
2 Si bien es cierto que son inquietos, observamos una contradicción, porque en realidad son tranquilos, participativos, colaboradores, en el sentido de que no son niños/as destructores (como digamos diez años atrás que lo rompían y tiraban todo y que eran muy rebeldes y malcriados). Los niños de ahora, más bien, van mirando todo, tocando, observando, palpando, suben, bajan, pero no son para nada destructivos ni necios. Eso es una particularidad.
3. A pesar de que en general comen poco, el peso es normal de acuerdo a la tabla oficial, están dentro de lo adecuado para su edad. Y las madres se sorprenden: “¡Pero si no come, Doctor!”. Entonces es necesario explicarles que el único alimento no es necesariamente la comida, sino también la afectividad.
4. Su memoria es espléndida. Tienen mucha facilidad de retención, pero a veces los adultos creemos que no, y hasta les tildamos de Déficit de Atención. Pero no, ellos recuerdan muy bien, y ¡hasta te hacen recordar!
5. En cuanto a la carne, son selectivos. Prefieren comer frutas, pan, galletas a comer carne. O si comen, es en pocas cantidades. Les gusta más el pollo y el pescado. No les apetece la carne roja o de vacuno.
6. El patrón de sueño también ha cambiado. Antes, los lactantes y niños/as pequeños dormían de doce a catorce horas por la noche, además de una o dos horas por la mañana y de una a tres horas por la tarde. Ahora es inusual. Duermen casi con el mismo biorritmo que los adultos, es decir de seis a diez horas; además, si durante el día se distraen con juegos, ya no hacen siesta. Teniendo en cuenta los patrones que acabo de enunciar, parece que estaríamos hablando de un tipo de metabolismo diferente. Además, también sabemos que su sistema inmunológico es diferente; por ejemplo: las enfermedades clásicas infantiles, ahora no se dan como antes. (Paymal, 2008:51ss) (3)

Hiperestesia
Frente a los estímulos sensoriales, los pediatras observan un aumento en los niveles de percepción, incluso desde el día de nacimiento. Es común que la parte psico-motriz y sensorial esté más desarrollada, como comenta la Dra. Lilian Toledo Jaldín, ginecóloga/obstetra, sobre los bebes nacidos en 2015 y adelante. “Observo desde mi especialidad que los bebés de hoy, en caso de parto sin están más alertas y tienen todos un buen APGAR.1 Lo miran todo y no llevan las manos en puño como antes. En general nacen con las manos abiertas y relajadas. El nivel psico-motriz es más adelantado. Es obvio que el ser humano está evolucionando”. (Paymal, 2008:51) (3) Se observa que los 5 sentidos son más agudos: la vista, el oído (muy notable), el tacto, el gusto y el olfato. Este fenómeno es conocido como hiperestesia, es decir que los sentidos son hiperdesarrolados. Por eso a algunos niños/as les molestan los lugares ruidosos, los recreos caóticos, los aparatos que hacen mucho ruido (licuadoras, aspiradoras, sirenas de ambulancias…) y los gritos, así como la ropa que “pica” (como las prendas de lana). Actividad glandular Constatan algunos pediatras que no solamente el desarrollo físico y psico-motor es más precoz, sino también que el desarrollo hormonal y glandular es más activo.
La Dra. Márcia de Carvalho Soares, Brasil, observa en sus consultas lo siguiente (2008: cp): “He observado algunos puntos sorprendentes en los niños/as en mi práctica clínica, con la visión antroposófica y mi percepción sobre sensible.
Noto tres cambios notables:
1. El sistema neurosensorial está más agudo
2. El sistema cardíaco (complejo corazón/timo) parece más sensible
3. Y el sistema metabólico en general es más precoz y desarrollado.
Cuando estoy con los niños pequeños/as siento que estoy frente a algunas nuevas características NO estudiadas en los tratados médicos por los que me gradué”.

2. Los cambios psico-emocionales en los niños/as de ahora 
Una Inteligencia Emocional supra desarrollada

El término Inteligencia Emocional fue utilizado por primera vez en 1990 por los Psicólogos: Peter Salovey de la Universidad de Harvard y John Mayer de la Universidad de New Hampshire. Daniel Goleman (4) con su famoso libro La Inteligencia Emocional ayudó a difundir ampliamente el concepto y la necesidad de desarrollar la Inteligencia Emocional. El demostró incluso que el coeficiente de la Inteligencia Emocional es más importante que el Coeficiente Intelectual en cuanto el éxito profesional y personal de uno. En general, se observa que los niño/as y jóvenes de hoy tienen la tendencia a un aumento de su Coeficiente Emocional, lo que implica modos de aprendizaje particulares, los cuales son, como lo explica el mismo Daniel Goleman (2000: 334) (4):
1. Velocidad. La inteligencia emocional es sumamente veloz; es mucho más rápida que la mente racional.
2. Facultad de acción inmediata. Por eso son niños y niñas de acción y de cambios.
3. Certeza. La mente emocional acarrea una sensación de certeza especialmente fuerte. Proporciona perseverancia y terquedad, cualidades definitivamente de los líderes (¡No sueltan sus sueños!)
4. Asimilación de las cosas como un todo y de inmediato. Se basa en el principio del holograma. Mientras la mente racional de la corteza cerebral izquierda realiza conexiones lógicas basadas en relaciones de causa y efecto, la vida emocional tiene una lógica holográfica, donde una sola parte evoca el todo. Todo está en todo.
5. Funcionamiento por asociación. La lógica de la mente emocional es asociativa por naturaleza. Su principio es el de disparador. Es decir que basta un elemento -que puede ser visual, auditivo, olfativo, gustativo, táctil, un sentimiento o un dato cognitivo- para que se desencadene la memoria o la comprensión de algo.
6. Colaboración. La Inteligencia Emocional es altruista. Incentiva la colaboración, pero es reacia a la autoridad y a la enseñanza vertical. Se basa en el principio de la libertad. Para esta lógica todo es posible, no hay restricción.
7. Manejo del lenguaje de las Artes y de la espiritualidad.
8. Principio de asociación. Con la lógica de la mente emocional, las cosas son percibidas por lo que representan y por el sentimiento/sensación asociado.
9. Abordaje personalizado. Uno se vuelve actor y co-creador en la mente emocional.
10. Principio de sanación. La Inteligencia Emocional es sanadora y auto-sanadora.

Daniel Goleman reconoce que: “El nombre mismo de Homo sapiens, la especie pensante, resulta engañoso a la luz de la nueva valorización y visión que ofrece la ciencia con respecto al lugar que ocupan las emociones en nuestra vida. Los sentimientos cuentan tanto como los pensamientos, y a menudo más”. (Goleman, 2000:22) (4). El Dr. Xavier Pérez, médico y catedrático de la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, Bolivia declara lo siguiente: “La primera cosa que me llama la atención, es la tremenda demanda afectiva de estos niños. A menudo veo casos de depresión y ansiedad enmascaradas en diagnósticos de Hiperactividad y Déficit de Atención. Sin hablar de un notable incremento del intento de suicidio en jóvenes”. (Paymal, 2008:52)(3) El Dr. Patricio Pérez Espinoza, psicólogo clínico ecuatoriano, afirma que: “En general, estos niños y niñas no presentan Déficit de Atención ni Hiperactividad per se como se les ha diagnosticado muchas veces.

La excesiva rapidez con la que realizan diferentes tareas al mismo tiempo se puede confundir con falta de atención a menudo, simplemente, el chico o la chica se aburre y hace otras cosas. Más bien consideramos que son niños y niñas que presentan Supra-Atención, así como la capacidad especial de poder desarrollar varias actividades a la vez. (Pérez, 2003:cp)

3. Los cambios neurológicos en los niños/as de ahora 

El Dr. Carlos Eduardo Alborta Aliaga, Médico Cirujano, Jefe de servicio de medicina general e Investigador de neurofisiología infantil en La Paz, Bolivia, comenta: “(…) Tenemos que encontrar un por qué, a que los niños/as de hoy -los cuales no sufren anomalías en sus etapas de desarrollo- tienen un desarrollo neurológico más acelerado al que los profesionales se encuentran acostumbrados a evaluar”. (Informe 2008). Los cambios actuales se explican parcialmente con lo siguiente. Los niños/as demuestran una cierta facilidad por lo menos en los 5 siguientes ejes: - La lateralidad cerebral - Las Inteligencias Múltiples - Hemi-Sync© y las ondas alfa - El 4to cerebro - El pensamiento lateral.

1. La lateralidad cerebral
En general, los niños/as de hoy tienen la tendencia a utilizar sus dos hemisferios cerebrales, el izquierdo y el derecho, con facilidad y agilidad. Lo que les provee de rapidez, pensamiento holístico y creatividad (y la posibilidad de hacer varias cosas a la vez… y eso… no es Déficit de Atención, es SUPRA-Atención como lo comentó anteriormente el Dr. Pérez). En efecto, los profesionales de la salud y de la educación mencionan actualmente (2014) en los niños/as de hoy una tendencia a presentar una buena lateralidad cerebral, utilizando ágilmente su hemisferio derecho. Muchas profesoras de parvulario indican una tendencia a ser ambidextros. Algunos pediatras reportan la posibilidad de más plasticidad en el tálamo, hipotálamo y cuerpo calloso así como en todo el cerebro en general (Rodríguez, 2012: cp).
Poseen una sincronización natural de ambos hemisferios cerebrales. El hemisferio derecho provee intuición y creatividad, el hemisferio izquierdo da la claridad y la estructura para llevar a cabo lo que se proponen.
La sincronización de ambos hemisferios acompañada de una alta motivación sin estrés, provee un estado de Hemi-Synch©, acompañado de una activación natural de ondas alfa, y bienestar, lo que corresponde al la teoría de Flow o Fluir según el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi

2. Las Inteligencias Múltiples
Los profesores observan que usan casi todas las Inteligencias Múltiples en forma simultánea y fácilmente.  Lo que a veces les hacer parecer dispersos, pero en realidad tienen intereses variados y captan rápidamente las cosas. Por lo tanto se aburren si la clase es lenta y repetitiva. Nuevamente NO es Déficit de Atención, sino una nueva característica no patológica y bastante interesante de los chicos/as.

 3. Hemi-Sync© y las ondas alfa
 La hipótesis es que los niños/as de hoy entren fácilmente en Hemi-Sync© (sincronización de los dos hemisferio cerebrales, como lo estudiado y demostrado por el Dr. Monroe) y estén en ondas alfa naturalmente (con pico a delta y theta, en estado de vigilancia); eso debido a su uso equilibrado de ambos hemisferios cerebrales. Por eso tendrían una percepción multinivel más amplia y aguda.

4. Cuarto cerebro
El cuarto cerebro corresponde a la activación de los lóbulos frontales. El comportamiento de algunos niños/as actuales se asemeja a las características del cuarto cerebro. Y continúan desarrollando esta parte del cerebro hasta los 20 a 25 años según los neurólogos.

5. El pensamiento lateral
El uso del pensamiento lateral les da la facultad de buscar varias soluciones, establecer estrategias (por eso consiguen lo que desean, además tienen la tendencia a ser ser “tercos”, o también podríamos decir que son muy perseverantes y determinados.

 Fragmento Extraido del libro Los niños y niñas de hoy y de mañana
Aportes científicos sobre los cambios fisiológicos, psicoemocionales y neurológicos en los niños/as de ahora y la educación
que necesitan
Compiladora: Noemi Paymal
Revisión de texto: Graciela Croatto, Dayme Paymal, Daniela Martínez

You Might Also Like

0 comentarios

Páginas vistas en total

Síguenos en Facebook

Subscribe