Dragon Dreaming: ¿qué es exactamente?

noviembre 28, 2016




Dragon Dreaming ofrece herramientas para el desarrollo de proyectos y organizaciones a través de la creatividad, la colaboración y la sostenibilidad. Es una metodología basada en tres principios:
  • Crecimiento personal: se compromete con la sanación y el empoderamiento del individuo
  • Creación de comunidad: fortalece las comunidades a las que pertenecemos
  • Servicio a la Tierra: procura el bienestar y la prosperidad de toda forma de vida
Nuestras actividades se basan en una cultura ganar-ganar-ganar por triplicado. Una victoria para nosotros mismos, para las comunidades en las que vivimos y para la Tierra en su conjunto.
Con Dragon Dreaming no sólo somos capaces de desarrollar nuevas habilidades sino que también podemos descubrir nuevos aspectos propios y profundizar en nuestra relación con la vida.
Al mismo tiempo, Dragón Dreaming fortalece la comunidad, ayudándonos a construir y mantener equipos basados ​​en la confianza y la cooperación, en los que se valoran especialmente la comunicación y el aprecio recíproco.
Dragón Dreaming también fomenta la diversidad, la creatividad y la vitalidad, no sólo para nosotros y para el equipo, sino para el mundo entero. Dragón Dreaming crea sostenibilidad.
Dragon Dreaming ofrece métodos sencillos y lúdicos para diseñar los procesos de visiónplanificaciónejecución y evaluación de un proyecto.

Dragon Dreaming es un método holístico que combina las Sabidurías ancestrales de los aborígenes australianos (Noongar), la teoría de sistemas vivos, la ecología profunda y los métodos tradicionales de gestión de proyectos. Esta metodología es el resultado de un trabajo de más de 25 años, que ha ido evolucionando gracias a la aportación de cientos de pensadores, educadores y agentes de cambio como Gandhi, Paolo Freire, Jung, Joana Macy, Scott Peck, Arnold Mindell, Marshall Rosenberg etc

John Croft es el co-creador y principal impulsor de Dragon Dreaming a nivel mundial. Miles de personas y organizaciones de más de 30 países ya han participado en alguno de los talleres. Movimientos como el Global Ecovillage Network y el Transition Town Network, ya imparten la formación y lo utilizan constantemente para el diseño de sus proyectos.

Los principios de Dragon Dreaming 

Apoyar el crecimiento personal Mientras llevamos a cabo el proyecto, descubrimos nuevos aspectos de nosotros mismos y adquirimos nuevas habilidades.
Profundizamos nuestro contacto con el mundo y con aquellos que nos rodean.
Fomentar la construcción de equipos y comunidades La confianza y la cooperación en el equipo crecen con la experiencia, valorando las visiones de cada uno y buscando que cada persona pueda encontrar su lugar ideal dentro del proyecto.
Trabajamos con la comunicación auténtica estableciendo relaciones de “ganar-ganar” Ponerse al servicio del planeta Identificamos las necesidades de las personas y del planeta.

Encontramos sentido y significado en nuestros actos a través de la retroalimentación con nuestro entorno. Nos ponemos al servicio del conjunto e incentivamos la diversidad, la creatividad y la vivacidad, desarrollando proyectos sostenibles que aseguren el futuro de las generaciones venideras


Las cuatro etapas de Dragon Dreaming
 Estas son las cuatro fases y los cuatro diferentes tipos de personalidades necesarias para que los proyectos se hagan realidad.

Soñar: Cada proyecto comienza con un sueño que debe compartirse con otras personas para que pueda hacerse realidad. Es por esto que Dragon Dreaming propone, en esta etapa, que el sueño del individuo muera para renacer como un sueño colectivo, siendo este mucho más poderoso. Aquí se trabaja en la creación del “dream team” y con herramientas como el círculo de sueños y la comunicación carismática.

Planificar: En esta etapa procedemos a considerar diferentes alternativas, no solo desde la perspectiva del equipo que está realizando el sueño, sino también de aquellas personas que resisten o no creen en el proyecto. En esta fase también creamos una estrategia que incluye una agenda de tareas y tiempos y un presupuesto, además de un prototipo con círculos de retroalimentación cortos, que nos permitan experimentar para ir aprendiendo de la forma más rápida posible.

Actuar: Llega la hora de la implementación. El proyecto sale a la luz y se comienza a gestionar. Se adapta la planificación, los tiempos, los costes. Pero la pregunta más importante es, ¿estamos realizando nuestro sueño original? Vamos monitoreando nuestro progreso hasta acabar el tablero de juego, o el Karrabyrdt, que es la herramienta para el diseño de proyectos extraída de los aborígenes australianos y que data de hace más de 5,000 años.

Celebrar: Ésta fase, como el hecho de soñar, no se incluye en la gestión de proyectos convencionales, pero es en ella en donde aprendemos a crear y trabajar en equipo, a construir comunidades, a mantener el sueño y la motivación vivos. Nos ayuda a mantener el estrés al margen, a darnos cuenta de lo que hemos aprendido y de las capacidades nuevas que hemos adquirido.

El aprendizaje y la implementación de la metodología Dragon Dreaming son sencillos, aunque solamente será a través del compromiso y la constancia que conseguirá los cambios deseados. Vivimos en una sociedad con costumbres y creencias muy arraigadas y es por esto que se requiere de tiempo, dedicación y valentía para conseguir crear una nueva cultura colaborativa de ganar-ganar-ganar. Es en esta nueva cultura que, tanto el individuo como el equipo, llegarán a desarrollar su verdadero potencial y volverán a conectarse con el mundo, para ser los verdaderos motores del cambio.

más info en http://www.dragondreaming.org/

You Might Also Like

0 comentarios

Páginas vistas en total

Síguenos en Facebook

Subscribe